Sulfato de Cobre Fungicida

El sulfato de cobre está aceptado dentro de la agricultura ecológica para su uso como fungicida en las agricultura. Se utiliza para la eliminación de microorganismos, gracias a su acción desinfectante. Vamos a ver sus características y cómo aplicarlo. 

Sulfato de Cobre Fungicida

Comprar Sulfato de Cobre

Puedes comprar sulfato de cobre en Alquera, sigue este enlace para comprarlo.

Hongos sobre los que actúa el sulfato de cobre

Hay determinados hongos que pueden provocar la muerte o inutilización de nuestra cosecha. El sulfato de cobre te va ayudar a evitar estas infecciones:

  • Moho gris (Botrytis cinerea): Presente en las fresas, brócolo, rosas, este moho provoca la aparición de una masa algodonosa en el fruto y la pudricción de las flores.
  • Chupadera (Rhizoctonia spp.): Afecta a la espinaca, acelga, frejo, ají. Se manifiesta por una herida en la base del tallo en las primeras semanas de vida de la planta, que impide su crecimiento.

Cómo aplicar sulfato de cobre en las plantas

Materiales que vas a necesitar:

  • 1 Litro de agua (es válido agua de grifo)
  • Aproximadamente 15 gramos de sulfato de cobre
  • Un pulverizador o rociador, desde donde se aplicará la mezcla

Aplicar sulfato de cobre paso a paso:

  • Coger un recipiente donde vamos a introducir el agua, y a echar poco a poco el sulfato de cobre removiendo bien la mezcla. La proporción base es de 15 gramos de sulfato de cobre por cada litro de agua. Si quieres hacer más cantidad de disolución, hazlo en partes proporcionales. 15 gramos para 1L, 30 gramos para 2L, ... A medida que vas realizando la disolución, observarás que es de color azul, propia del sulfato de cobre

  • Una vez está preparada la disolución, ésta se debe aplicar a través de un pulverizador, para que las gotas queden bien repartidas a lo largo de la superficie de la hoja. Se debe aplicar por ambos lados de la hoja, el anverso y el reverso.

  • En cultivos en crecimiento se recomienda aplicar 2 veces en semana, especialmente en invierno (donde hay baja temperatura y alta humedad), ya que es bajo estas condiciones cuando se producen las condiciones favorables para el desarrollo de los hongos en las plantas que podrían destruir nuestros cultivos.