Óxido de Cerio

El Óxido de Cerio se presenta en polvo de color blanco y tiene un tamaño de partícula de 2 a 4 micrones. El óxido de cerio se utiliza habitualmente para pulido de vidrio, cristales y espejos.  El óxido de cerio tiene un tratamiento para suspensión en agua, por lo que no se pega al vidrio ni deja residuos sólidos, y se puede limpiar fácilmente. Los arañazos que no son demasiado profundos pueden pulirse fácilmente utilizando óxido de cerio. Los arañazos que son muy profundos serán imposibles de pulir, y el vidrio tendrá que ser reemplazado.

Mostrando 1 - 2 de 2 items
Mostrando 1 - 2 de 2 items