Fósforo para plantas

El fósforo es uno de los 12 nutrientes que necesitan las plantas en su crecimiento y desarrollo. El fósforo juega un papel vital, ya que en todos los procesos que requieren la transferencia de la energía de las plantas participan los procesos metabólicos, tales como: la fotosíntesis y la transferencia de energía; al igual que la síntesis y degradación de carbohidratos. Una de las formas de aportar fósforo es con fosfato monpotásico.

Fósforo para plantas

Cómo Afecta El Fósforo En Las Plantas

La deficiencia de fósforo para plantas hace que éstas desarrollen un color púrpura en las hojas; los síntomas aparecen en las hojas viejas o secas en las inferiores; generalmente se aprecia una pérdida de rendimiento, retraso de la madurez, mala calidad de forraje de las frutas, hortalizas y granos.

La carencia de fósforo produce una reducción del crecimiento de la hoja así como del número de hojas y del crecimiento de la raíz, produciendo menor masa radicular para explorar el suelo por agua, por lo que la escasa absorción de nutrientes deprime los procesos de utilización de carbohidratos y continúa con la producción por medio de la fotosíntesis; la cual es el resultado de la acumulación de carbohidratos y el desarrollo de un verde obscuro en las hojas.

Qué Pasa Si Se Da Un Aporte Excesivo De Fósforo

Un buen control de los elementos químicos ocasiona una resistencia de las plantas a las enfermedades, y en el caso del fósforo se puede obtener directamente de la naturaleza. Se encuentra con otros elementos combinados con los que se forman los fosfatos.

El fósforo posibilita el óptimo desarrollo del crecimiento de las raíces al principio del cultivo, por lo que establece una planta más fuerte y más saludable. No obstante, el exceso de éste componente bloquea la absorción de muchos elementos nutritivos tales como calcio, cobre, hierro, magnesio y zinc.

Cómo Aportar Fósforo A Las Plantas

El producto químico utilizado para dar aporte de fósforo a las plantas es el fosfato monopotásico

De forma natural el ciclo del fósforo o bioquímico se da en un ciclo cerrado; los seres vivos se alimentan del fósforo ya sea por los procesos de descomposición, por fosfatos o a través de rocas fosfatadas. Estos entran en contactos con los vegetales a través de la tierra, mientras que los animales al alimentarse de estos vegetales lo adquieren a su vez.